Language: English | Español
EN ES

El biomagnetismo ¿Una alternativa para el atleta?

hms
Created by: hms
Date: 11/18/2014
Views: 1307

Por Dra. Irma I. Sierra
Periódico El Nuevo Día Sección Medicina Deportiva
Domingo 26 de mayo de 1991

El Dr. A. E. Baines, M.D., noto, mientras visitaba un museo en Londres, que algunos sacerdotes y faraones del antiguo Egipto parecían tener algo en sus manos.

Trato de averiguar lo que era consultando los mejores egiptólogos de Inglaterra pero ninguno pudo decirle de que se trataba. Fue entonces cuando Baines viajo a Egipto, donde, por fin, encontró en las manos de una momia un cilindro de carbón de grafito en una mano y un cilindro de imán en la otra.

         ¿Por qué y para que se usaban estos cilindros los faraones?...se pregunto Baines. Después de usar uno en cada mano, durante algún tiempo pudo apreciar un cambio en su sistema nervioso, pero lo más notable fue notar un proceso de rejuvenecimiento común aumento en sus fuerzas físicas.

         El Dr. Ralph U. Sierra comenzó a usar los imanes a la edad de 62 anos. Fue para su uso personal ya que sufría del mal de Mernier, un síndrome muy difícil de curar. Aplicándose un imán en el oído y tomando agua magnética se curó. Esto lo motivó a seguir investigando los usos del imán hasta forma el Puerto Rico Scientific Research Laboratory, Inc., donde cientos de doctores de todas las partes del mundo lo visitaban además de intercambiar correspondencia.

         El uso de los imanes en la salud ha sido llamado “Biomagnetismo”. Considerando el hecho de que las células están compuestas por moléculas, y estas por átomos, y que estos están formados por protones, electrones, neutrones y materia subatómica, llegamos a la conclusión o análisis final de que esta materia es un estad de energía de la cual está hecho nuestro cuerpo.

         El doctor Sierra daba conferencias sobre este tema por todo Estados Unidos, Canadá, Egipto, México, Trinidad y Tobago, Santo Domingo y Venezuela. A la edad de 72 años el doctor Sierra parecía un señor de 55 años, con la vitalidad de uno de 35. Corría y brincaba cuica, viviendo una vida normal. Su rejuvenecimiento comprueba una vez más los estudios del doctor Baines. Si observamos cómo esta corriente magnética funciona o se manifiesta en nuestro cuerpo, tenemos que apreciar primero si hay cambios de polaridad, ya sean excesos o limitaciones de esta corriente causados por trastornos físicos, psíquicos, la calidad de alimentación y líquidos consumidos, calidad de nuestra vida diaria, cicatrices, ya sean de heridas u operaciones, y por el ambiente externo en el que vivimos. Estos cambios de polaridad (positivo-negativo) pueden afectar al cuerpo de las siguientes maneras: alterando la química de la sangre, causando cambios en el metabolismo local y hasta cambiando el tamaño del tejido celular, así afectando la frecuencia y vibratoria y ritmo de los átomos, moléculas y células del cuerpo humano. Ejemplos de esta situación pueden ser las inflamaciones, congestiones, infecciones, seguido por cambios patológicos, o sea, enfermedades.

         La acción de muchas drogas (medicinas) en nuestro cuerpo, por su composición atómica, es precisamente balancear este factor de positivo a negativo; que responde a los mismos fenómenos de electricidad y magnetismo que se manifiestan en todo el Universo, pero lamentablemente tienen efectos secundarios.

         Toda lesión y casi toda enfermedad están influenciadas por los campos electromagnéticos, naturales o artificiales. Al tener este conocimiento, algunos biólogos, médicos y quiroprácticos han usado los imanes como medio de curación. Su aplicación es sencilla ya que los imanes son de diferente tamaño y fuerza dependiendo de las áreas afectadas.

         Por otra parte, no se producen efectos secundarios nocivos en estos tratamientos, por el contrario, lo intrigante del caso es el hecho de que cualquier entidad viviente que sea privada de un campo magnético menor que el de la Tierra por un largo periodo de tiempo, sufriría complicadas y frecuentes angustias y enfermedades y finalmente moriría.

         El Dr. Kyochi Nakagagua, en Diario Medico Japonés, ha traído nueva información en donde el añade a la ciencia de la medicina un nuevo síndrome: deficiencia de campos magnéticos. Explica que la deficiencia de magnetismo del la Tierra al cuerpo del hombre le causa síntomas tales como dolores de espalda, hombros, estreñimiento, falta de sueño, tensiones, dolores de cabeza y pesadez en la cabeza. Esta información fue obtenida del Scientific American en mayo de 1988.

         En nuestra civilización hay un aumento en antenas, cables de alto voltaje, autos, edificios de concreto, residencias, etc., que causa a nuestro alrededor una disminución del campo magnético de la Tierra que pueda llegar a nuestro cuerpo y a la larga nos afecta física y mentalmente. Mientras más alejados estemos de la civilización, mejor nos sentiremos –unos días en el campo nos ayudan a absorber más energía de la naturaleza. El campo magnético no se puede ver ni tocar, es como el aire y tan importante como el aire. Este, en la Tierra mide .5 gauss.

         Para usar imanes no necesitamos tener enfermedad o dolores, el sufrir de cansancio o agotamiento es falta de energía. Podemos usar cualquier imán pequeño en el bolsillo del pantalón como medio preventivo. Pero si tiene una condición debe tener cuidado en aplicar cualquier imán si no sabe diferenciar sus polaridades. El polo norte es el polo negativo (alcalino) y ayuda a arrestar las inflamaciones de órganos, músculos, ligamentos y nervios, ya que estas inflamaciones son acumulaciones de líquido acido, y el polo negativo actúa neutralizando el área afectada. Se ha usado también para ayudar a sanar fracturas. El polo sur es positivo (acido) actúa en dar fortaleza a músculos débiles, parálisis y se utiliza en ciertos casos de diabetes. Este a la vez afectara adversamente el cuerpo si sufre de infecciones virales o bacterianas, o cáncer. Tienen una acción curativa, es muy importante saber que imán usar, el polo y el tiempo de uso.

         El Biomagnetismo llego a esta isla en 1966 y miles han sido expuestos a esta terapia con buenos resultados. Incluimos una lista de atletas profesionales que con perseverancia se sanaron, ya que en estos casos su uso fue constante aun mientras practicaban el deporte con la lesión. Nos dejo el Dr. Sierra un libro educativo donde pueden obtener más información sobre este tema: Energía Magnética o Biomagnetismo.

         Esta es una pequeña orientación la cual ya puede aplicar o adaptar a su vida diaria. Manténgase saludable: haga ejercicios, aliméntese naturalmente, tenga una actitud mental positiva, observe la atmosfera y el ambiente, haga cambios, nunca es tarde. Antes de comenzar a hacer ejercicios o dieta, consulte a su médico o quiropráctico.